Parábola: El buen samaritano

Cierto hombre descendía de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de ladrones, quienes le despojaron de su ropa, le hirieron y se fueron, dejándole medio muerto. 
Por casualidad, descendía cierto sacerdote por aquel camino; y al verle, pasó de largo. De igual manera, un levita también llegó al lugar; y al ir y verle, pasó de largo.
Pero cierto samaritano, que iba de viaje, llegó cerca de él; y al verle, fue movido a misericordia. Acercándose a él, vendó sus heridas, echándoles aceite y vino. Y poniéndole sobre su propia cabalgadura, le llevó a un mesón y cuidó de él. 
Al día siguiente, sacó dos denarios y los dio al mesonero diciéndole: “Cuídamelo, y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando vuelva.” 

Actividad
1.  Escribe todo lo que los ladrones le  hicieron al hombre
2.  ¿Qué hizo el sacerdote y el levita cuando vieron al hombre tirado en el piso?
3.  ¿Qué hizo el samaritano cuando vio al hombre tirado en el piso?
4.  En 5 renglones escribe la enseñanza de esta historia.
5. Escribe 5 maneras de ayudar a las personas.

VIDEO DE APOYO


Colorea en clase la siguiente ficha: